El Rey la lía

Portada AbcSiempre con mucha línea directa con la Casa Real, nos informaba este miércoles La Razón de que El Rey permanecerá en segundo plano para que “otros hagan política”. Despachaba el día antes Mariano Rajoy con Felipe VI, y la periodista y escritora Aurora G. Mateache citaba “fuentes cercanas al Rey” para filtrar que Su Majestad quiere que “sean los políticos los que hagan política”. En columna aledaña, Carmen Enríquez se mete en el cacumen coronado para decirnos que el rey no intervendrá porque “es consciente de que ese error podría marcar el principio del fin de una neutralidad política imprescindible”.

Pues el caso es que SM ha intervenido: “La Constitución prevalecerá. Que nadie lo dude”, dijo el jueves en un acto con embajadores honorarios de la Marca España en la sede del BBVA. Curioso escenario y curiosas compañías para tan trascendente declaración. “El auditorio en pleno arropó el discurso con una cerrada ovación, e incluso un espontáneo gritó: ‘¡Viva el Rey’, que fue secundado por los asistentes”. En ABC, compitieron muy bien en grandilocuencia para exaltar la figura del Jefe de Estado: “Habló el Rey. Y lo hizo tan alto y tan claro que su voz emergió fuerte y directa a los españoles para calmar la turbación”. No sé por qué, al paladear el rancio estilo de estas líneas, me entró como una nostalgia del NO-DO. Me estaré haciendo algo viejo.

El caso es que todos los papeles de hoy arrancan portada con las palabras del monarca de manera más o menos destacada, pero solo La Razón osa editorializar el discurso, y con un papel de fumar entre el pulgar y el índice. Es extraño. Uno piensa que a Felipe VI le ha dado un arrebato bastante inoportuno con este montarse su 23-F en miniatura. Yo también voy a parar un golpe de Estado, como papá. Malicio que los periódicos han evitado trascender mediante análisis la torpeza de SM con el fin de protegerlo. Porque con ese “que nadie lo dude” de resonancias amenazantes quizá ha sobrepasado una línea roja que es imposible elidir del análisis del discurso de este rey tan espigado y, desde ayer, metido en el ajo político. Así es la Historia. Aunque parezca dormida, la monarquía siempre contraataca. No sea que la democracia y sus mecanismos se nos suban a los españoles a la cabeza.

Aníbal Malvar, 13 noviembre 2015

Fuente: Público

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s