Pastillas de jabón que huelen a dinero para motivar a los recaudadores de impuestos

wildComo si de perros sabuesos se tratasen, los señores que viven recaudando impuestos tienen el olfato preparado para hallar su particular oxígeno: el dinero. Y al igual que los canes son entrenados para oler a sus presas, los funcionarios que saquean las arcas familiares deben practicar memorizando el olor de los billetes.

Es lo que propone el gobernador de la región rusa de Kémerovo (Siberia), el experimentado político Aman Tuleyev. El que fuera dos veces candidato a la presidencia de Rusia en los años 90 ha declarado, a sus 71 años, que los recaudadores de impuestos no están consiguiendo ingresos suficientes para las arcas de la región.

Así, la solución que propone Tuleyev para revertir la situación económica de Kémerovo pasa por la ducha: el gobernador le ha pedido a los funcionarios que se duchen con un jabón especial con aroma a rublos (la moneda rusa) para tener siempre presente qué deben buscar cada día en su trabajo.

“Cuando tomas una ducha, el aroma de este jabón te recordará: sí, es necesario recaudar impuestos. Tal vez te ayudará”, afirma el polémico gobernador.

Una vez indicada la fragancia con la que los recaudadores de impuestos deben perfumar su cuerpo cada mañana antes de salir a trabajar, Tuleyev ha recordado, sin dar rodeos, que lo público no se mantiene solo: “La principal fuente de ingresos de cualquier estado son los impuestos”, afirmaba con dureza.

De esta forma, Montoro ya tendría una nueva táctica traída de la mismísima Rusia para poder rascar algo más de dinero de los bolsillos españoles. Curiosamente, mientras los encargados de cobrar impuestos podrían lavarse con aroma a billetes, los contribuyentes tienen la posibilidad de lavarse con la motivación de conseguir algo de dinero.

Este jabón (creado, entre otras cosas, para motivar a los más pequeños a la hora de ir a la ducha) contiene un billete en su interior para que, al frotar y frotar, su propietario reciba una pequeña compensación monetaria por tanta higiene.

Esa es, probablemente, la diferencia entre recaudadores y contribuyentes: mientras a los ciudadanos les toca frotar y esforzarse para conseguir un poco de dinero, los primeros pueden bañarse en dinero, con la intención de recordar que deben conseguir más y más.

Carbón para los gordos

Si bien esta es la primera vez que un organismo oficial adopta tan peculiar medida para mejorar la recaudación de impuestos, no estamos ante la primera decisión polémica del bueno de Tuleyev.

De hecho, el gobernador de Kémerovo ya protagonizó algún que otro titular cuando decidió fomentar la vida saludable entre los habitantes de su región con un regalo inaudito.

Ya que Kémerovo es una comarca minera, Tuleyev decidió regalar a sus habitantes una tonelada y media de carbón por cada diez kilos de peso perdidos. Lejos de tratarse de una broma, algunos ciudadanos siberianos ya han recibido en sus casas la visita de un camión cargado de carbón que les calentará este invierno.

Eso sí, por mucha vida saludable que lleven y muchos kilos que adelgacen, estos siberianos no se librarán de pagar sus impuestos. El jabón con aroma a rublos se lo recordará cada mañana a los recaudadores.

Fuente: Strambotic.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s