Avisen a los tertulianos: Irán ya no es enemigo

capturadaA veces sucede que el ejército de comunicadores al servicio de nuestro estilo de vida de fin de la historia se queda por detrás de los acontecimientos que corren a toda velocidad. Y los vemos combatiendo con toda su ferocidad dialéctica contra enemigos que ya no lo son, como si fueran quijotes bienpensantes enfrentándose a sombras de molinos de viento inexistentes.

Así como en otros momentos de esta historia tan contradictoria nos asustaban con Gadafi hasta que aparecía el caballo de regalo que les desorientaba tanto a ellos como a nosotros, o nos convencían de la necesidad de bombardear Irak porque con toda seguridad había en ese país no solo mucho petróleo sino armas de destrucción masiva que nunca encontraron, ahora también suelen chocar contra la dura realidad que los desautoriza en medio de la batalla verbal.

De pronto, Cuba dejó de ser cuna y origen de todos los males a causa de la revolución popular expandida por doquier, cuando los adelantados Zapatero y Moratinos avisaron que las puertas de los negocios estaban abiertas. El patio se llenó entonces de empresarios que inmediatamente olvidaron que los Castro eran compinches del diablo. Y hoy por hoy, ¿quién se anima a repetir los epítetos tremendos que hasta no hace mucho merecían los barbudos revolucionarios?

Así es que los pobres comunicadores y tertulianos de las buenas costumbres viven en un sinvivir. No hay derecho, por ejemplo, a que nadie les haya avisado hasta ahora de que EE.UU. levantó las sanciones que había impuesto a Irán y que, por lo tanto, si el mandamás abraza al feroz enemigo, es que ni es feroz ni es enemigo.

Justo ahora que ya estábamos seguros de que los iraníes estaban preparando una bomba atómica con la intención de complicarnos esta vida tan apacible que tenemos por estos lugares, el dueño del circo nos informa que no era para tanto. Que borremos a Irán de la lista de países perversos porque, en el fondo, son buena gente.

Y por si no creemos que de buenas a primeras sean tan bondadosos, ahí tenemos a Siemens y Mercedes en primera fila haciendo contratos comerciales de miles de millones. Los alemanes son más prácticos y para ellos el euro es el primer amor que nunca olvidan. Por eso Volker Treier, jefe de comercio exterior de la Confederación Alemana de Cámaras de Industria y Comercio, dijo: “un mercado de 80 millones de personas vuelve a ser accesible”. Y a otra cosa mariposa.

Siempre nos quedará Venezuela

Tampoco es cuestión de tirar la toalla tan pronto. Ni de quedarse sin enemigo que nos haga ver lo buenos y democráticos que somos. Los bolivarianos no ceden y, a pesar de haber aceptado la reciente victoria de los opositores vernáculos y extranjeros en las urnas, y de haber celebrado unas 20 elecciones durante los últimos 15 años, siguen encarcelando injustamente a quienes promueven acciones violentas en las calles que causan muertes. Y lo que es peor, siguen organizando encuentros internacionales de intelectuales, artistas y movimientos sociales en defensa de la humanidad, nada menos. ¿Dónde vamos a parar si consentimos que a esos encuentros vayan, además de 300 personas de todo el mundo, algunos representantes políticos y de movimientos sociales españoles? Hasta ahí podíamos llegar.

Tienen que enterarse de que no admitimos dictaduras. Salvo la de Marruecos, a donde se puede ir tranquilamente como fue el rey Felipe en su primera visita al exterior, o la de Arabia Saudita, con quien mantenemos muy buenas relaciones y de paso le vendemos algunas armas, ya que estamos. O la de Guinea Ecuatorial, a cuyo capo máximo invitamos a que nos ilustre dando conferencias en el Instituto Cervantes. Tampoco admitimos sistemas opresores. Salvo México, con centenares de estudiantes y trabajadores que pedían justicia enterrados en fosas comunes y pobreza a granel. Ni gente que gobierne al margen de los Parlamentos y a fuerza de decretos y represión, salvo Macri en Argentina, pero es que en este caso se trata de uno de los nuestros, neoliberal donde los haya, gente de confianza. Sí, es cierto, Macri firmó 50 decretos en 15 días, pero fue para ganarle a la Kirchner que solo firmó 13 en dos legislaturas. A ver si aprende.

Cambia, todo cambia…

Como bien dice una canción que canta Mercedes Sosa. Los comunicadores no pueden estar todo el día pendientes de esos cambios. Y menos los tertulianos con ese ir y venir de un medio a otro. Apenas si les alcanza, muchas veces, para afirmar que “la desigualdad produce riqueza” y así dejar por los suelos el último informe de Oxfam que alarmó al personal con sus datos reveladores del aumento incesante de la desigualdad en España, solo superada por Chipre.

Se tienen que dar cuenta que nosotros necesitamos a esos informadores y tertulianos, porque no es fácil saber a quién amar y a quien temer hoy en día. Si nos acostamos temiendo la bomba atómica de Irán, no está bien que desayunemos teniendo que aceptarlos como amigos de toda la vida. Se nos atraganta la tostada. Es igual que si mañana, por decir algo, Maduro permitiera que las grandes empresas que antes se lo llevaban todo de Venezuela lo vuelvan a hacer, y que EEUU controle sus reservas de petróleo. ¿Entonces qué? ¿De golpe y porrazo habría que tenerles cariño?

No se juega con los sentimientos. Por si hay dudas, a mí me parece inteligente saber que hay una sola palabra que amamos y amaremos eternamente y que todo lo demás es superfluo, detalles. La palabra sagrada que todo lo puede es: negocio.

Si el negocio es posible, todo es posible. Ya verán que así resulta más sencillo entender cómo funciona el mundo.  

21 enero 2016

Autor: Ángel Cappa

Fuente: El diario

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s