Instituciones formadas para delinquir en el Perú

lsLas instituciones tutelares en el Perú están formadas para delinquir. Los “servidores públicos” comienzan pidiendo una propina para, una vez posicionados en el mando de las instituciones de la República, pillan a raudales el erario nacional y los bienes del país. Uno más que el otro, todos se dan la mano para pasar como los protectores del país. La podredumbre comienza en los niveles inferiores para, una vez llegado al máximo peldaño, imponen sus prácticas malsanas, con toda impunidad, en todos los niveles de la institución.

La Patria es mi divisa, suena en los cuarteles del Ejército, de la Marina, de la Aviación y de la Policía Nacional. Pero, en verdad, no es la Patria que les interesa. Es el dinero, y el Poder para delinquir. Ahí tenemos una generación de militares que olvidaron defender la Constitución, símbolo máximo de una Democracia, a cambio de millones de dólares extorsionados al país.

Y esto no es ocasional ni reciente. Es una costumbre bien instituida desde el inicio de la República. Las Fuerzas Armadas han tenido y tienen el mando del país, pero solamente ha servido para doblar el espinazo ante el capital extranjero, ante coimas y propiedades a montón. ¿Y la Patria? Es solo una divisa, sin contenido, sin moral, sin respeto. Actúan en contra de quienes deberían defenderlo: un pueblo que paga su formación para, al final, esquilmarlo.

¿Y el VRAEM, la coca, las secuelas de sendero? Un circo armado para delinquir. Y como el botín es gordo, ninguna de las instituciones de las fuerzas armadas y policiales está ausente en el reparto. La droga y la subversión es el negocio más rentable de estas instituciones. Si sus representantes, que están “formados” para defender la Patria, la Constitución y los límites territoriales, actúan de esa manera, ¿qué esperar del resto?

La población lo sabe, pero está maniatada, acostumbrada y pervertida, por “políticos” que les prometen acabar con la delincuencia y la corrupción. Una población a la cual la Constitución le obliga depositar su voto en favor de uno dentro todos los corruptos. Los medios de comunicación se encargan de preparar el circo, y el Jurado Nacional de Elecciones promete “elecciones limpias”. ¿Será verdad?

Todos sabemos que las decisiones y normas del Jurado Nacional de Elecciones se venden al mejor postor. Aparecen “partidos políticos” inscritos en el JNE sin siquiera haber buscado una sola firma; políticos corruptos que el pueblo los revoca, y el JNE los repone en el cargo.

Ya no hablemos del Poder Judicial, en donde terminan todas las esperanzas de las comunidades campesinas, de los ciudadanos de a pie, de la primacía de la Ley sobre el crimen y la corrupción. Son los primeros en confabularse con el Dinero para saquear las cooperativas azucareras, vender por pedazos el país, al mejor postor. Y este “poder judicial” en contubernio con las Fuerzas Armadas y el Ministerio de Relaciones Exteriores, a cambio de prebendas, sigue “perdiendo” litigios y fallos de la Haya, para reducir la superficie de la Patria que, dicen, amar.

Ante tanta podredumbre y deslealtad, los ciudadanos optan por elegir a un Presidente de la República que les promete devolver el honor, su Patria y su Constitución. Lastimosamente, hasta ahora, sigue siendo un señuelo para engatusar a los incautos, y seguir robando, asesinando y vendiendo el país. Para colmo, se imponen una Constitución que les impide tomar las riendas del país, y generar una dinámica de desarrollo que favorezca a las mayorías nacionales.

Nuestras instituciones “democráticas” que deberían servir y proteger al ciudadano, son utilizadas únicamente para servir y proteger a criminales, delincuentes, corruptos, que se encuentran en las riendas de estas instituciones.

No obstante, es bien sabido que no hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo aguante. Esto terminará pronto. Y todas estas instituciones, corruptas hasta la médula, deben ser eliminadas. No tienen salvación. No se trata de “mejorarlas”. Es urgente crear nuevas instituciones que se encuentren en una plena relación con los ciudadanos de a pie.

Por lo tanto, no más centralismo, que corrompe y corroe todo. No más Poder a las alturas. Todas las instituciones deben ser horizontales, elegidas directamente por el pueblo, sin pasar por partidos políticos igualmente corruptos, sean de izquierda como de derecha. La poda debe estar a la altura del problema. Ataquemos a la raíz del mal.

Incuestionablemente, la raíz del mal se encuentra en la Repartición Individualista del resultado de la actividad económica, que forma a los ciudadanos a buscar el dinero como el Dios supremo. Y este comportamiento perdura en el tiempo a través de la propiedad privada individual que se ha convertido en la mejor norma de valor y filosofía de vida.

La solución se encuentra en instituciones que generen otros comportamientos, tales como el Tribunal por Jurados en lugar del Poder Judicial, la Seguridad de Proximidad en lugar de las Fuerzas Armadas y Policiales, la Asamblea Vecinal en lugar del Poder Legislativo y, un Jefe de Estado que no haga obras ni dicte leyes. Se debe separar la economía de la política.

Todas estas nuevas instituciones se sustentarán en un modelo socio-económico alternativo al capitalismo, cuyo eje principal es la Repartición Igualitaria de la totalidad de las utilidades de las empresas-país. Será la hora de la propiedad privada colectiva.   

13 febrero 2016

Hugo Salinas

Fuente: Rebelión

Monsanto fabricó el fósforo blanco utilizado en los ataques israelíes a Gaza durante la Operación Plomo Fundido

monsanto.jpgMonsanto se ha ganado la dudosa reputación de ser una de las empresas más odiadas del mundo. Sus estentóreas declaraciones de que alimenta al mundo y ayuda al medio ambiente han quedado en una mera farsa.

Sus cultivos transgénicos no han aumentado los rendimientos, a pesar de sus afirmaciones en sentido contrario. Lo cierto es que: 1) ha favorecido los monocultivos y la Agricultura Industrializada, 2) asfixia la agricultura sostenible no transgénica, 3) acaba con los insectos beneficiosos y los hábitats acuáticos con las toxinas Bt, 4) ha provocado la aparición de las supermalezas, 5) ha aumento la utilización de herbicidas químicos, sobre todo de Roundup, y 6) está llevando a cabo un experimento a gran escala con los alimentos modificados genéticamente.

Su único objetivo son las ganancias por encima de todo, y lo hace utilizando Gobiernos e inscribiendo patentes sobre la vida. Monsanto se ha infiltrado en las Agencias gubernamentales por medio de las personas que tenía anteriormente empleadas, de modo que pueden utilizar el poder para alcanzar una posición más dominante en los mercados. Ha firmado recientemente el Tratado de Asociación Transpacífica (TPP), lo que es prueba de que puede lograr mayor ventaja.

Ningún otro país del mundo está más controlado por Monsanto que Estados Unidos. Ha encontrado un terreno fácil para acabar con derechos civiles y proceder a construir una Corporatocracia más perfecta. La agricultura es el terreno más recientemente conquistado por este gigante de los transgénicos.

La fabricación de productos químicos por parte de Monsanto tiene una larga trayectoria, sobre todo en Vietnam, donde se utilizó el Agente Naranja para diezmar vastas extensiones de la selva tropical, envenenando a numerosos civiles y soldados vietnamitas, incluso estadounidenses. El popular herbicida 2-4, D que se utiliza hoy en día es un ingrediente del Agente Naranja.

Pero el papel de Monsanto como proveedor de productos químicos mortales para uso militar está aún más arraigado. Durante al menos 20 años ha suministrado fósforo blanco al Gobierno de Estados Unidos para la fabricación de armas incendiarias. Es más, parte de este fósforo blanco se utilizó en la invasión israelí de Gaza a finales de 2008, en la operación conocida como Plomo Fundido, aunque habría que hablar de la Masacre de Gaza.

Israel negó el uso de fósforo blanco en un primer momento, pero admitió finalmente que lo utilizó en Gaza al ser presionado por los medios de comunicación. Dijeron que lo habían utilizado para oscurecer o iluminar, pero incluso este uso está prohibido en las zonas civiles en virtud de la Convención de Ginebra. De acuerdo con Sputnik News, en 2009 el Departamento de Estado de Estados Unidos confirmó el envió de armas con fósforo blanco desde su planta de Arkansas a Israel para su empleo en la invasión de Gaza.

La conexión de Monsanto con los crímenes de guerra de Israel, y otros usos del fósforo blanco, fueron destapados cuando el Current Events Inquiry descubrió varios documentos en el sitio web US Federal Business Opportunities (FBO), encontrando que la Empresa Agroindustrial proporcionó 180.000 libras de fósforo blanco para la fabricación de proyectiles para el arsenal Pine Bluff de Arkansas.

Sólo hay una fuente de fabricación en Estados Unidos en la actualidad, Monsanto. Para la producción del fósforo blanco se requiere de una determinada tecnología y de conocimientos. Estas tecnologías y habilidades están protegidas por la NTIB (Tecnología Nacional y Base Industrial), un término reservado para aquellas “personas y organizaciones que se dedican a la investigación, desarrollo, producción, integración de servicios y actividades de tecnología llevadas a cabo en Estados Unidos y Canadá) en caso de emergencia nacional […] El mantenimiento de estas habilidades dentro de la NTIB es esencial para que la capacidad de producción del fósforo blanco siga preservada. Sin esta restricción de la NTIB existiría el riesgo de que la capacidad nacional de producir fósforo blanco se perdiese […] Con un solo productor de fósforo blanco protegido por la NTIB (Monsanto), el apoyo del Gobierno para mantener esta capacidad es de vital importancia, ya que reduce el riesgo para los combatientes en guerra en tiempos de emergencia nacional, así como evitar una dependencia potencialmente peligrosa de una fuente externa”.

El Gobierno promueve el fósforo blanco a través de un contratista externo, ICL Perfomance Products, que es subsidiaria de Israel Chemicals, Ltd. Antes de utilizar fósforo blanco en la masacre de Gaza, violando la Convención de Ginebra, Israel ya lo había utilizado militarmente en el Líbano en 2006. Estados Unidos lo utilizó en las municiones durante la batalla de Faluya, Irak, en 2004.

Sputnik News describe los efectos del fósforo blanco cuando la gente está lo suficientemente cerca para sentir sus efectos, como ocurre en las zonas civiles densamente pobladas, caso de Gaza.

El fósforo blanco no sólo mutila, sino que puede matar. Se enciende en contacto con la piel y produce quemaduras, persistiendo hasta que se acaba el combustible o se agota el oxígeno. Si se inhala o se ingiere, puede causar graves daños en las mucosas con las que entra en contacto.

Al ser absorbido por la piel significa que una quemadura que afecte al 10% puede causar daños en los órganos internos, tales como el corazón, el hígado o los riñones, pudiendo ser fatal. Incluso después de la curación por una exposición a fósforo blanco, las víctimas pueden sufrir durante muchos tiempo problemas de salud, incluyendo defectos de nacimiento y daños neurológicos”.

La fabricación de productos químicos siempre ha sido un negocio muy lucrativo para Monsanto, especialmente cuando se trata de suministros militares, desde el Agente Naranja en Vietnam al fósforo blanco en la actualidad ¡Quién sabe qué otras cosas se hacen causando muerte y destrucción!

15 febrero 2016

Justin Gardner

Fuente: activistpost.com

Caso Sepur Zarco. Genocidio y delitos de lesa humanidad contra las mujeres en Guatemala

declaracion-sepur-zarco

Por primera vez en ese país centroamericano se juzgará el delito contra los deberes de humanidad por violencia sexual, esclavitud sexual y esclavitud doméstica. “Estamos rompiendo el silencio“, dice Paula Barrios, coordinadora general de la organización Mujeres transformando el Mundo (MTM), querellante adhesiva en el juicio. “Tenemos que dejar de creer que no hay que hablar de la violencia sexual”.

Se acusa de esclavitud sexual y doméstica cometida en contra de 11 mujeres del pueblo maya q’eqchi’ en el destacamento militar de Sepur Zarco al exteniente Esteelmer Francisco Reyes Girón y al excomisionado militar Heriberto Valdéz Asij. Reyes Girón también es acusado de desaparición forzada y Valdéz Asij de asesinato.

Los hechos que dan lugar a este juicio se desarrollaron en la comunidad de Sepur Zarco, al este de Guatemala, a principios de los años ochenta. Contra los intereses de los grandes finqueros de la región, los campesinos reivindicaban el derecho a sus tierras ancestrales. “Los finqueros aprovecharon el contexto del conflicto armado interno para colaborar con el Ejército, con el fin de defender la propiedad de sus tierras”, explica Paula Barrios.

Esclavas laborales y sexuales para los militares

Solicitado por los finqueros, el Ejército llegó a instalarse en siete destacamentos militares en la región, uno de ellos ubicado en Sepur Zarco. De acuerdo con las investigaciones del Ministerio Público y de los querellantes adhesivos, en 1982 el Ejército destruyó las comunidades. “Quemó la cosecha, las casas y desapareció a los hombres”, relata Barrios y agrega que “en ese momento fueron abusadas sexualmente las mujeres en presencia de sus hijos”.

No obstante, la violencia no paró ahí. Según la acusación, en Sepur Zarco, que era conocido como destacamento de descanso, las mujeres fueron obligadas a trabajar como esclavas laborales y sexuales para los militares. “Estuvieron ahí entre seis y ocho meses cumpliendo los turnos”, dice Barrios. Los abusos continuaron hasta 1988, año en que fue desmanteladoel destacamento.

Buscar justicia no ha sido fácil. Cuando las mujeres decidieron llevar el caso a los tribunales, “teníamos el reto de cómo explicarles el proceso legal”, recuerda Barrios, cuya organización acompaña a sobrevivientes de violencia contra la mujer en procesos penales. “El sistema penal nacional no es común para ellas, y como no hablamos el mismo idioma y ellas no saben leer o escribir, lo explicamos con animales”. Trabajan con el “camino de la justicia”, en el cual intervienen los animales, retomando características comunes que las mujeres conocen. Barrios: “El juez, por ejemplo, es el búho, porque tiene que analizar y ver donde nosotros no vemos”.

Vínculos del FCN-Nación con militares

En 2012, un tribunal aceptó que se hiciera un anticipo de pruebas, tomando en cuenta la edad –la mayoría de las mujeres ya sobrepasan los 70 años– y el pobre estado de salud de algunas de las víctimas. “Para las mujeres, fue una oportunidad que un juez escuchara lo que vivieron en el conflicto armado, algo que esta sociedad ha querido mantener en silencio”, dice Barrios. De 15 mujeres que declararon, el juez aceptó a 11 como testigos en el juicio.

Este caso es de gran importancia para Guatemala, porque además de juzgar por primera vez la violencia sexual como delito contra los deberes de humanidad, fija la atención pública en los crímenes cometidos por el Ejército durante el conflicto armado interno y saca a la luz una vez más los vínculos oscuros del partido FCN-Nación, del Presidente Jimmy Morales, con los militares.

“El fundador del partido Edgar Justino Ovalle Maldonado estuvo en el destacamento de Cobán en la época del conflicto armado, los testimonios incluso establecen que era él quien llegó a Sepur Zarco después del teniente Reyes Girón”, cuenta Barrios. Ovalle Maldonado, diputado electo del FCN-Nación, es acusado de desaparición forzada.

Por lo tanto, el juicio de Sepur Zarco se desarrollará en un ambiente político muy tenso. “Queremos abrir una brecha para que otros casos de violencia sexual puedan llegar a la Justicia también”, dice Barrios. Más de 30 años después de los crímenes cometidos en Sepur Zarco, la situación económica de las mujeres q’eqchi’ no ha cambiado mucho. Según Barrios, “con las grandes fincas de monocultivos, continúan en un sistema de esclavitud, están en constante desalojo y en disputa del territorio”.

2 febrero 2016

Fuente: maspaz.org

El Zika, un ejemplo actual de cuán duro es ser una mujer en Latinoamérica

children-born-with-microcephaly

El virus Zika transmitido por el mosquito Aedes Aegypti (también transmisor del virus Dengue y Chikungunya) hoy preocupa a gobiernos, familias y mujeres en edad reproductiva, a lo largo de toda América, y es por razones fundadas. Alrededor 4.000 niños han nacido con microcefalia, una condición observable caracterizada por una cabeza anormalmente pequeña y la presencia de daño cerebral potencialmente devastador, muy posiblemente causada por el virus. El Zika se ha encontrado en más de 20 países, y se cree que podría infectar a 4 millones de personas. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, han alertado a las mujeres embarazadas en los Estados Unidos acerca de los peligros de viajar a los países afectados por la epidemia.

La amenaza es tan grave, que el gobierno de El Salvador instó a las mujeres a posponer su embarazo hasta el año 2018.

Además de la obvia paradoja confesional (¿cómo se supondría que las mujeres van a prevenir su embarazo en un país católico en el que la Iglesia se opone a los preservativos y los anticonceptivos?), la respuesta a la epidemia del Zika de los gobiernos de América Latina es sorprendente: se deja entrever la falta interés que muchos de ellos demuestran hacia la mujer, la maternidad, y las decisiones profundamente personales que las mujeres toman al convertirse, o no, en madres, a menudo a expensas de leyes de salud pública.

Según una encuesta de la consultora Gallup, las personas que viven en América Latina son mucho menos propensas a manifestar que las mujeres son tratadas con respeto y dignidad, que las personas que viven en cualquier otro lugar en el mundo. La violencia contra las mujeres es endémica: en Perú , por ejemplo, la mitad de las mujeres dicen que su primera experiencia sexual fue forzada. La pobreza sigue siendo feminizada. El acceso a la anticoncepción va en aumento, pero sigue siendo escaso sobre todo para los adolescentes y las mujeres de bajos ingresos. La mitad de los embarazos son no deseados. A pesar de que las leyes contra el aborto son severamente restrictivas en la región, se estima que hay 4.4 millones de abortos cada año en América Latina y el Caribe, el 95 por ciento de ellos es clandestino. Cada año, un millón de mujeres de América Latina terminan hospitalizadas, y se estima que 2.000 mueren por abortos clandestinos. Esas son epidemias también, y han sido históricamente ignoradas.

Véase ahora el caso de El Salvador. Por cada 100.000 mujeres que dan a luz, 54 mueren por causas relacionadas con el embarazo, por el contrario, en Dinamarca es el número siete, ocho y Francia es los Estados Unidos es de 14 años, Y a diferencia de la mayor parte del mundo, las muertes maternas en El Salvador han aumentado desde 2003. El aumento de las muertes maternas han generado poca autocrítica por parte de los líderes del país. El Salvador es uno de los siete países de la región que prohíbe el aborto en todos los casos; ni siquiera los procedimientos destinados a salvar la vida de una mujer embarazada. Las mujeres van a la cárcel no solo por realizarse un aborto, sino también por dar a luz un hijo muerto o prematuro, si es que las autoridades sospechan que el incidente tuvo que ver con una practica abortiva. Un caso mundialmente conocido fue el de Beatriz, una mujer que llevaba un embarazo que no sólo amenazaba su vida, sino que además era anencefálico (es decir, el feto carecía de un cerebro), y solicitó a la Corte Suprema de El Salvador que le permitiera realizarse un aborto para salvar su vida. La corte se lo negó , argumentando que la amenaza para su vida “no era real o inminente, sino más bien eventual”.

En virtud de la ley en El Salvador, la exposición al virus Zika durante el embarazo, o un feto con microcefalia, no serían a priori un motivo de un aborto.

La microcefalia cuenta con una variedad de causas que la producen, de las cuales el Zika se sospecha que es solo una, pero los sanitaristas dicen que los niños microcefálicos, cuyos trastornos parecen ser causados ??por el Zika, pueden manifestar anormalidades particulares, y aquellos cuyas madres fueron infectadas durante el primer trimestre, sufren el daño cerebral más grave. Muchos de los niños que nacen en América Latina tendrán discapacidades crónicas y requerirán atención para el resto de sus vidas. Al respecto, el gobierno de El Salvador ha expresado su preocupación por los niños, pero, paralelamente, destina nula o escasa asistencia a sus madres, y claramente no considera el criterio de las mujeres al tomar decisiones acerca de sus propios embarazos.

A las mujeres de América Latina, fuera de El Salvador, no les va mejor. La zona cero del brote del virus Zika es Recife, una ciudad brasileña con pobreza extrema generalizada. Hace algunos años, en Recife, na niña de 9 años de edad, se presentó en el hospital con su madre. Ella estaba embarazada de gemelos tras ser violada por su padrastro. Bajo la ley brasileña, su caso fue una trifecta de excepcionalidades para el aborto: ella era menor de edad, víctima de una violación y, como una niña pequeña que llevaba dos fetos, el embarazo puso en peligro su vida. Los tribunales brasileños le concedieron el aborto legal. Sin embargo, la influyente Iglesia Católica intervino – el arzobispo local, finalmente, hizo un triste espectáculo internacional cuando excomulgó a la madre de la niña y al médico que realizó el procedimiento, pero no al padrastro violador.

El médico que realizó dicho procedimiento y fue excomulgado por ello, Olimpio Moraes, aún vive en Brasil. (Fue su segunda excomunión y la Iglesia nunca le envió la documentación apropiada, dijo, así que tal vez no contaba…) Lo entrevisté un año y medio atrás, en su casa de Recife. La niña y su madre, que eran de una zona rural en las afueras de la ciudad, se vieron obligados a asumir nuevas identidades, y mudarse después de la tensión generada por las protestas contra el aborto de la Iglesia.

La actual tendencia “pro-vida” de la política brasileña, y la influencia de la religión, ponen en peligro la salud de las mujeres más allá de aborto – según Moraes; una firme oposición al derecho al aborto también conlleva a que muchas mujeres embarazadas y parturientas reciban atención deficiente. El ejemplo más claro, paradójico según él, es el caso del Misoprostol, un fármaco comercializado por la marca Cytotec en América Latina, que induce tanto al parto como al aborto y se utiliza para combatir la hemorragia después de dar a luz.

La droga ha bajado las tasas de muerte materna en todo el mundo de manera significativa; también ha disminuido las muertes por aborto ilegal, ya que el uso casero de Misoprostol es una forma mucho más segura de poner fin a un embarazo que tener una cirugía clandestina. Sin embargo, el gobierno de Brasil, preocupado porque las mujeres interrumpen su embarazo de forma ilícita, ha restringido en gran medida el acceso al Misoprostol, lo que hace que no esté disponible en farmacias y, según Moraes, haciendo que las maternidades no lo tengan en stock como recurso. La prohibición a las mujeres para interrumpir sus embarazos es, en Brasil, más importante que dar a las madres un parto fácil, teniendo acceso a un medicamento que podría salvar sus vidas.

El Zika es una realidad, y, una vez más, las mujeres, excluidas de las agendas públicas de la salud, se ven imposibilitadas de tomar sus propias decisiones sobre su maternidad, aun cuando los gobiernos del continente procuran evitar que miles de niños nazcan con un deterioro irreversible. Una vez más, el peso cae sobre las mujeres para decidir sobre sus embarazos, y de nuevo, esas mismas mujeres tienen pocas, o escasas, herramientas para hacerlo. Una vez más, las mujeres son tratadas con desdén. En ningún momento las mujeres han tenido el apoyo sanitario, social y económico necesario para llevar a cabo de manera adecuada el ejercicio de su salud reproductiva. La contingencia que supone el virus, implica, concretamente, que las mujeres que, histórica y culturalmente, ya cargaban per se con un peso enorme en sus espaldas, ahora también se ven en la obligación de tomar (por la fuerza) nuevas responsabilidades en materia reproductiva, situación que se agrava en los países donde se degrada este tipo de responsabilidades, y donde las decisiones personales de las mujeres son denigradas. El estatus socioeconómico de millones de mujeres es poco probable que cambie en unas pocas semanas, aunque su acceso a la atención sanitaria, incluyendo la anticoncepción y el aborto, podría ser hoy una realidad; siempre y cuando haya voluntad política. Tal vez, el virus finalmente hará que los gobiernos de América Latina se den cuenta de la tremenda carga a la que se está sometiendo a las mujeres. Tal vez un mosquito finalmente pueda inclinar la balanza…

13 febrero 2016

Jill Filipovic

Fuente: The Washington Post

¿Por qué no cae ningún capo gringo del narcotráfico?

drogaLo llamaron “Plan Colombia” y se inscribía en la estela de la “guerra contra las drogas” declarada por el mentiroso presidente Nixon hace 40 años. Lo suscribieron su sucesor Bill Clinton y uno de los peores presidentes que haya sufrido Colombia, Andrés Pastrana.

La pasada semana se celebró en Washington el 15 aniversario del “Plan”. Con reunión masiva en el ala este de la Casa Blanca y una superfiesta en la embajada colombiana, que inauguraba local. Allí se anunció una secuela que se llamará “Paz Colombia”, si el Senado le aprueba a Obama unos cientos de miles de dólares que añadir a los teóricos 10.000 millones ya gastados.

En principio, el objetivo central del Plan era combatir el narcotráfico, acabar con la producción y consumo de drogas, especialmente de la cocaína. Pero pronto, en la estela de una guerra fría que seguía vigente en América Latina, se orientó fundamentalmente a la lucha contra la subversión, representada especialmente por las FARC, que entonces contaban con 25.000 miembros y podían poner en jaque al Estado en numerosas zonas del territorio colombiano.

Helicópteros, pertrechos, asesores, para acabar con la “guerrilla comunista”, fueron el centro del convenio. Más adelante, a través de operaciones encubiertas con la CIA y la NSA (Agencia Nacional de Seguridad) tristemente célebre por las revelaciones del perseguido Edward Snowden sobre sus actividades de interceptación y espionaje ilegal en todo el mundo, se vendió al Gobierno de Uribe tecnología sofisticada, especialmente las denominadas “bombas inteligentes” que contribuyeron a abatir jefes guerrilleros como el mando militar Jojoy, Alfonso Cano o Raúl Reyes, este último en territorio ecuatoriano mediante el apoyo logístico de la base militar estadounidense de Manta, hoy clausurada por el presidente Correa.

A pesar de los duros golpes infligidos a la guerrilla, “daños colaterales” incluidos, el Plan Colombia no consiguió terminar con las FARC, que han seguido ocupando territorio con más de 10.000 efectivos y manteniendo en jaque a las fuerzas militares. Por eso el actual presidente, Juan Manuel Santos, aun cuando fue ministro de Defensa con el guerrerista Uribe, decidió nada más iniciar su mandato entablar unas conversaciones de paz que se han desarrollado en los últimos años en La Habana, que ya han conseguido la tregua en las acciones de la guerrilla y permitirán alcanzar la paz negociada en los próximos meses. Lo que no consiguieron el Plan Colombia ni el Ejército en medio siglo, lo han logrado civiles y jefes guerrilleros sentados en una mesa desarmada en la capital cubana.

Junto al énfasis guerrero, la vertiente “antidrogas” del Plan Colombia ha desplegado su acción en los últimos 15 años, principalmente centrada en la fumigación aérea de los cultivos. Así como en el aspecto militar del acuerdo el dinero “donado” debía emplearse en la compra de todo lo empleado – “incluidas las botas de los soldados”, según me informaba un alto cargo del Gobierno Uribe–, en este caso, las beneficiarias de la fumigación eran, además de los aviones alquilados, las multinacionales químicas Monsanto y Dow Chemical, que se deshacían en Colombia a precio de oro de venenos cuya aspersión ya está prohibida en el mundo civilizado por la presión ecologista e incluso de los organismos de Naciones Unidas.

Cuatro millones de hectáreas han sido fumigadas en territorio colombiano durante el Plan Colombia, obligando al traslado de cultivos sin eliminarlos, antes bien aumentando el área sembrada de coca y, según el gran periodista Antonio Caballero (antiguo columnista de Público), “arrojando a los campesinos cocaleros en brazos de las guerrillas que los defienden y a las que pagan protección”.

Junto al Plan, los agentes de la poderosa agencia antinarcóticos de Estados Unidos (DEA) han operado en Colombia a sus anchas como una dependencia clave de la Embajada en Bogotá. Con sus investigaciones han logrado centenares de detenciones seguidas de extradición, para que cuenten lo que saben y enriquezcan el patrimonio informativo y la capacidad de presión de la agencia a todos los niveles, incluyendo centros de poder económico y político.

Más de mil extraditados desde Colombia. Célebres narcos como Pablo Escobar abatidos o grandes narcos, como los jefes del cártel de Cali, conducidos a cárceles estadounidenses. En estos días, el Chapo Guzmán, tras su enésima fuga, trincado en medio de la horterada que persigue a este tipo de personajes y reclamado de inmediato por la potencia del Norte…

Pero la pregunta que servía de titular a este comentario sigue en el aire.

Las toneladas de cocaína y heroína llegan puntualmente a Estados Unidos desde Colombia, México, Panamá o Perú para su distribución en su inmenso territorio mediante redes bien organizadas, hasta llegar, con pureza variable, al ejecutivo de Wall Street o al negro lumpen del Bronx…¿Quién las recibe? ¿Qué fantasmas invisibles se hacen cargo de las avionetas, los submarinos o las mulas viajeras que arriban a los aeropuertos con su carga de coca?

¿Por qué se habla de “chapos”, “escobares”, “orejuelas”, y jamás de un capo estadounidense? ¿Por qué nadie investiga cómo se manejan las inmensas cantidades de dólares que sin duda manejan los bancos lavadores del destino final de la droga, infinitamente superior en valor al de la compra de la hoja al perseguido campesino cocalero?

Hace tiempo, García Márquez le preguntó reservadamente a Clinton sobre todo esto. Más o menos le contestó que la respuesta era un grave problema de Estado y que se sabría, al modo de los misterios de Fátima, dentro de varias décadas.

Mientras tanto, los mayores consumidores y agentes del negocio de la droga son de la misma potencia que aparece como perseguidora implacable del narcotráfico.

Como decía el paisano citado por Carlos Fuentes refiriéndose a los gringos: “Ellos ponen sus narices, nosotros los muertitos”.

12 febrero 2016

Antonio Albiñana

Fuente: Público.

La extrema derecha está lista para una nueva crisis económica

descargaDeberíamos aprender de la historia para que la izquierda europea prepare una alternativa a la austeridad. Y rápido. España es uno de los países más castigados, pero el descontento popular se ha materializado en Podemos y no en un partido radical de derechas.

La última crisis económica no ha terminado del todo mientras que una nueva podría estar a punto de surgir. Los europeos han sufrido durante años y años el desempleo, un deterioro de su calidad de vida y unos recortes en los servicios sociales que se han hecho cuesta arriba hasta la aniquilación. La desintegración de Siria ha generado un maremoto de miseria humana que rompe contra las fronteras y a veces deja sus secuelas en las orillas del continente europeo. Y la derecha ya ocupa una posición de poder con sus políticas populistas anti-inmigración, desde Suecia hasta Francia, pasando por Grecia y Holanda.

Así que cuando el exministro de Finanzas griego, el todoterreno Yanis Varufakis, alerta de que Europa podría precipitarse hacia unos modernos años 30, es momento de sentarse, escuchar y prepararse.

Cualquiera es capaz de predecir la próxima crisis económica y luego atribuirse el mérito, pero esto es todo lo que sabemos. Nunca llegamos a superar la anterior crisis: nos mantenemos en las secuelas del desastre, una década perdida, y los gobiernos tendrán unas opciones bastante más limitadas si se enfrentan a otro hundimiento. En la Eurozona -donde los miembros de la moneda única dejan poco margen de maniobra y los años de recortes han derivado en una devastación social y económica- una de cada 10 personas sigue en el paro.

Es especialmente desalentador para los jóvenes, a quienes el desempleo afecta en una quinta parte; en Grecia y España el número de parados incluye casi a la mitad de ellos; en Italia, al 38%; y en Francia a casi un cuarto . El “licenciado sin futuro”, como lo describe el periodista Paul Mason, es reconocible por todo el continente. Un perfil que se corresponde con la gente joven que descubre que las oportunidades que esperan de su formación simplemente no existen.

La pobreza y la adversidad se han convertido en el destino de un número cada vez más preocupante de europeos. Intermón Oxfam afirmó que 7,5 millones más de europeos sufrían en 2013 una “importante carencia de bienes materiales” en comparación con los cuatro años anteriores.

Y ahora el fantasma económico de 2008 parece estar nuevamente de gira. El crecimiento global cada vez depende más de una economía china en retroceso. Los temores crecen ante una recesión de Estados Unidos, el despertar de la producción industrial europea y una posible crisis crediticia en los bancos de Europa. Las imágenes de inversores entrando en pánico, y echándose las manos a la cabeza cuando se desploma la bolsa, contribuyen a una sensación de déjà vu. La política económica de (George) Osborne ha dejado al Reino Unido poco preparado para una crisis, ya que el débil incremento salarial implica una menor recaudación fiscal y la reducción de la producción industrial nos deja más dependientes que nunca de los mercados financieros.

¿Y quién está ahí aguardando mientras se prepara y se consolida? La extrema derecha europea, que se está alimentando del desaliento de la crisis económica y del revés contra los refugiados que huyen de la violencia de Oriente Medio. Donde antes el objetivo principal era la comunidad judía, ahora es la musulmana.

A pesar de que no consiguió el éxito previsto en las elecciones regionales de diciembre, el ultraderechista Frente Nacional de Marine Le Pen -combinando una política anti-inmigración con una audaz retórica de ataque contra la izquierda- ganó cerca de 7 millones de votos en Francia. Aunque, afortunadamente, la líder tiene pocas posibilidades de hacerse con la presidencia -al menos en el actual ambiente político-, es bastante posible que encabece la primera vuelta.

Además, la formación de extrema derecha Demócratas de Suecia -de origen neonazi- ha liderado en ocasiones las encuestas de opinión y recibe el apoyo habitual de una quinta parte del electorado. He aquí un partido cuyo líder identificó la expansión del Islam como “la mayor amenaza extranjera desde la Segunda Guerra Mundial”. En Finlandia, afectada por la recesión económica, el partido de extrema derecha Verdaderos Finlandeses está actualmente en el Gobierno.

La Liga Norte de Italia está avanzando posiciones en el país. Su líder, Matteo Salvini, ha exigido desmantelar los asentamientos de gitanos, y Luca Zaia, tras convertirse en gobernador de Venecia, reclamó el año pasado la expulsión de los migrantes africanos. Mientras, el ultraderechista Partido de la Libertad de Austria -cuyo presidente Jörg Haider fue acusado de simpatizar con los nazis- no ganó las elecciones de Viena del año pasado pero batió el récord con sus resultados.

Los sondeos en Holanda señalan que la formación liderada por Geert Wilders, quien, como Donald Trump, quiere frenar la inmigración musulmana para impedir una “invasión islámica”, va en camino de encabezar las elecciones generales. En la Grecia azotada por la austeridad, el partido neonazi Amanecer Dorado aterroriza a los inmigrantes. Incluso en Alemania, donde en la posguerra evitaron el auge del fascismo, los populistas de extrema derecha de Alternativa para Alemania cada vez cuentan con más apoyos.

Por lo tanto, en la izquierda recae la responsabilidad de ofrecer una salida alternativa. Es posible. España ha sido más castigada que muchos, pero no se ha impuesto ningún partido radical derechas con políticas anti-inmigración como los anteriores. En su lugar, el descontento popular se ha catalizado en Podemos, un partido progresista que plantea una alternativa a la austeridad.

Podemos ha prosperado gracias a movimientos organizados en comunidades locales tales como las plataformas contra los desahucios. Pero también vale la pena atender a su enfoque de la comunicación. El partido ha conseguido quedar muy por encima de la habitual zona tradicional de las formaciones progresistas, rompiendo con los símbolos y el lenguaje de la izquierda, incluso al resistirse a usar ese lenguaje contra el de la “derecha”. Han atraído a una generación joven desesperada con un mensaje implacable de optimismo y esperanza. Podemos tiene un enfoque firmemente patriótico, pero que redefine el patriotismo en favor de la mayoría contra la élite y libera al país de la injusticia.

La izquierda -incluida la británica- tiene mucho que aprender. Generar una alternativa convincente y coherente a la tala y quema de la economía, entre otras razones porque si otra crisis económica está en camino, es también totalmente necesario. Pero debería ser mucho más urgente entre las filas izquierdistas, ya que las de la extrema derecha son más fuertes, están mejor organizadas y posicionadas para beneficiarse ante cualquier crisis inminente. La historia de Europa debería ser lo suficientemente alarmante. Ha llegado el momento de prepararse, y rápido.

11 febrero 2016

Owen Jones

Fuente: The Guardian

Falsos autónomos: explotación 2.0

falsos-autónomos2

En el Estado español casi 2 millones de personas están dadas de alta como autónomos. Según la ley los autónomos son “las personas físicas que realicen de forma habitual, personal, directa, por cuenta propia y fuera del ámbito de dirección y organización de otra persona, una actividad económica o profesional a título lucrativo, den o no ocupación a trabajadores por cuenta ajena.”

Pero hecha la ley, hecha la trampa. Cada vez más empresas obligan a los trabajadores a hacerse autónomos como requisito para ser contratados. Ellos se pagan su cotización a la seguridad social y no tienen derecho a paro (a no ser que paguen una cotización especial). A este no se le aplicará ningún convenio, ni siquiera el estatuto de los trabajadores, con lo cual queda desprotegido frente a la empresa. No cuenta con vacaciones pagadas, ni con un salario estable (ni mínimo), puede ser despedido de un día para otro o le pueden no dar trabajo.

En el Estado español es ilegal contratar a alguien como falso autónomo, aun así las empresas lo hacen sin ningún pudor. En sectores como la construcción, el reparto, el transporte o la instalación la figura del falso autónomo es habitual. El empresario obliga al trabajador a darse de alta como autónomo y luego le somete a un régimen de explotación y precariedad.

Todo esto se puede llevar a cabo gracias al mal uso del contrato mercantil. Un contrato en el que el trabajador (autónomo) presta sus servicios a una empresa a cambio de alguna comisión. Las empresas utilizan el contrato mercantil para no tener ninguna obligación ni responsabilidad con el trabajador y, a su vez, puede seguir organizando y supervisando su actividad como si fuera parte de la plantilla.

Los empresarios juegan con la figura del TRADE (Trabajador Autónomo Económicamente Dependiente). El TRADE es una variedad legal y regulada de los trabajadores autónomos, definida porque al menos tres cuartas partes de su actividad económica dependen de una sola empresa. Pero un dependiente puede llevar a cabo actividades para otra empresa. Al falso autónomo se le prohíbe trabajar en otro lugar, les obligan a trabajar para una sola empresa.

En el Estado español se estima que unos 250.000 autónomos trabajan casi en su totalidad para una sola empresa (Bajo la figura del TRADE). De esos, más de 150.000 lo hace exclusivamente para una sola. Los falsos autónomos representan uno de los engranajes de la precariedad laboral, que cada vez se extiende más en nuestro país.

Existen diferentes tipos de falsos autónomos. Algunos llevan a cabo el mismo horario que sus compañeros de plantilla, pero por un salario inferior y otros llegan a realizar jornadas de 12 y 14 horas (jornadas que no podrían llegar a cabo si estuviesen en plantilla). Los empresarios imponen objetivos prácticamente inalcanzables para el trabajador. Con el incumplimiento de los cuales justifican un sueldo precario.

En multitud de ocasiones el transporte, las herramientas utilizadas e incluso el material, lo tiene que poner el mismo trabajador de su bolsillo. Cosa que contribuye a disminuir el salario real, es decir lo que el trabajador se lleva, en limpio, a final de mes.

La figura del falso autónomo está muy instalada en las subcontratas. Empresas relativamente grandes y estables que se adjudican la ejecución de un trabajo u obra (de carácter público o privado), delegan la totalidad o partes de dicha obra a otras empresas de menor tamaño (subcontrata), por un precio inferior. Las subcontratas, a su vez, pueden volver a delegar total o parcialmente el trabajo a otra empresa menor (otra subcontrata), por un precio aún menor.

En el último escalón de la cadena de subcontratación se encuentra el trabajador dado de alta como autónomo que sufre las consecuencias. Esto provoca una reducción en los costes y la calidad del trabajo. Los productos utilizados son de peor calidad y las medidas de seguridad se reducen en muchos casos llegando a poner en riesgo la vida del trabajador.

Uno de los ejemplos más claros de subcontratación lo podemos encontrar en el caso de los trabajadores de Movistar que del 18 al 22 de febrero realizarán el trayecto entre Bilbao y Barcelona en una carrera de relevos de 10 km. cada uno. El Correscales2016 es una carrera en la que los trabajadores de Movistar quieren visibilizar y denunciar su situación (que les llevó a estar más de dos meses en huelga el año pasado) y a su vez, denunciar la precariedad laboral cada vez más extendida.

El falso autónomo es otro de los engranajes de la precariedad laboral. Aquí se refleja la impunidad con la que actúan los empresarios, ayudados por el gobierno. También podemos ver, nuevamente, la actitud de la burocracia sindical que deja de lado y se niega a organizar a los falsos autónomos. La “casta sindical” se erige como uno de los pilares del Régimen del 78. Se dedica a criticar que existen los falsos autónomos, figura ilegal y precaria, a la vez que impone paz social.

Los precarios, al igual que toda la clase obrera, necesitamos organizarnos para luchar contra las condiciones a las que el gobierno y la patronal nos están llevando. Para ello es necesario construir organizaciones combativas que respondan ante los trabajadores para poder pelear para acabar con la burocracia sindical y para poder dejar la precariedad atrás.

Febrero 2016

Lluis Ros

Fuente: Insurgente

Los orígenes del nazismo antes, ahora y después

image_thumb[3]Una de las razones expuestas con mayor frecuencia para explicar el gran compromiso que el gobierno alemán tiene con las políticas de austeridad y con la rectitud fiscal (exigiendo la eliminación del déficit público en las cuentas del Estado) es el gran temor que el Estado alemán ha tenido históricamente a la inflación, pues se asume que el hecho de que el Partido Nazi ganara las elecciones se debió precisamente al enorme crecimiento de esta, que provocó como respuesta un movimiento de protesta popular, con el crecimiento del nazismo, poniendo a Adolph Hitler en el poder. En esta explicación se asumen varios hechos. Uno, que la supuesta expansión del gasto público y el déficit público había sido la causa del enorme crecimiento de la inflación o hiperinflación. Y dos, que esta última había sido la causa del enfado popular responsable de la victoria electoral del nazismo en Alemania.

Tal explicación está ampliamente generalizada y se utiliza constantemente, no solo por el establishment político-mediático alemán, sino por un gran número de economistas neoliberales que intentan justificar el énfasis del gobierno alemán en la aplicación de tales políticas de austeridad en todos los países de la Eurozona utilizando dicho argumento.

Esta explicación, sin embargo, no se ajusta a la realidad histórica, pues ninguno de los supuestos enunciados al principio son ciertos. Ni el déficit público ni la presunta expansión del gasto público, incluyendo el gasto público social, fueron las causas de la hiperinflación, ni tal hiperinflación fue la razón de que el nazismo creciera, llegando a gobernar Alemania. La hiperinflación fue debida primordialmente a la masiva impresión de moneda por el Estado alemán para poder pagar las reparaciones a los aliados que habían ganado la I Guerra Mundial. Y esta hiperinflación (1921-1923) no fue lo que determinó el crecimiento del Partido Nazi, como ya se ha mencionado, sino que lo fueron las políticas de austeridad (1930-1932), cuando la hiperinflación ya había sido eliminada, y las políticas encaminadas a reducir los salarios (que deterioraron el mercado de trabajo) que llevó a cabo el gobierno de la República alemana, las cuales, tal como ha ocurrido ahora, generaron la protesta popular que llevó al nazismo al poder en el año 1933. Por tanto, no fue la hiperinflación –que ya no existía cuando Hitler fue elegido-, sino las políticas de austeridad (que hoy se definirían como “neoliberales”) las que causaron el surgimiento del nazismo. En realidad, es más que preocupante ver los paralelismos que existen entre la aplicación de tales políticas en los años veinte en la República de Weimar y sus consecuencias, incluyendo la pérdida de apoyo popular de las instituciones democráticas y el surgimiento del nazismo, y lo que está ocurriendo ahora, cuando hay un crecimiento de partidos de ideología fascista y nazi en Europa, consecuencia de la aplicación de políticas semejantes. La historia se reproduce casi un siglo más tarde.

¿Cuáles fueron las causas de la hiperinflación?

Veamos los datos. En primer lugar hay que reconocer que la hiperinflación es un problema grave para las clases populares, pues la capacidad adquisitiva de la población disminuye rápidamente al crecer los precios de lo que la gente compra más rápidamente que el nivel de los salarios. De ahí que tal hiperinflación puede generar movimientos de protesta. Pero, como se ha apuntado, esta no fue la causa del crecimiento del Partido Nazi, pues su crecimiento fue en años posteriores al periodo de hiperinflación. El estudio de la evolución económica de Alemania muestra que la hiperinflación en los años 1921-1923 no fue la razón principal del rechazo popular a las instituciones en la República de Weimar. Tal hiperinflación había sido causada por las excesivas demandas que las fuerzas victoriosas al final de la I Guerra Mundial habían impuesto sobre la Alemania perdedora en el conflicto, y que quedaban reflejadas en el Tratado de Versalles. En realidad, la hiperinflación terminó cuando las fuerzas aliadas (bajo la presión del gobierno de la administración federal de EEUU) dejaron de apoyar las medidas sancionadoras y punitivas promovidas por el gobierno francés en contra de Alemania. El economista J.M. Keynes fue la voz más clarividente cuando, en su libro The Economic Consequences of the Peace, alertó de las consecuencias negativas de tales medidas, que él atribuyó no solo al deseo de revancha de Francia y el Reino Unido, sino a su voluntad de apoderarse de la base industrial alemana, así como al deseo de conseguir recursos que estos dos países habían perdido durante la I Guerra Mundial.

El Estado alemán, pues, tomó las medidas para poder pagar lo que se le imponía, que incluyeron primordialmente la impresión y distribución de la moneda alemana, el marco, por parte del Estado alemán. Estas fueron las causas más importantes del crecimiento de la inflación. Pero ésta terminó cuando los aliados acordaron el retraso de los pagos de la deuda pública poseída por los aliados, el Plan Dawes (que iba acompañado de un rescate financiero). EEUU y el Reino Unido, cuyo gobierno cambió (con la retirada de David Lloyd George en el año 1922), prevalecieron sobre el gobierno francés, pues se dieron cuenta de que aquellas sanciones llevarían a Alemania al colapso. Contribuyó también en gran medida al control de la inflación –a partir de 1924- la creación de una nueva moneda, que corrigió la subvaloración del marco (ver los siguientes documentos: “Banking and Monetary Statistics 1914-1941”, del Board of Governors of the Federal Reserve System of the US, 1943, y “The Nightmare German Inflation. Special Report”, USAGOLD, 1970). En realidad, el Partido Nazi consiguió solo 32 escaños en el Parlamento alemán, el Reichstag, en el año 1924, bajando incluso más, alcanzando solo 12 escaños, en el año 1928. Lo que generó el crecimiento del nazismo fueron las medidas tomadas en los años 30, que pusieron a Hitler en el poder el año 1933.

Las causas reales del crecimiento del nazismo en Alemania

Las derechas alemanas, sin embargo, atribuyeron la hiperinflación a las políticas del gobierno socialdemócrata de la República de Weimar, que había expandido el gasto público social (por ejemplo, en el seguro público de desempleo) para paliar la enorme crisis económica del sistema, forzando a que el Presidente de la República, Paul von Hindenburg, sustituyera al partido socialdemócrata gobernante por el partido católico de derechas, que comenzó a aplicar las políticas de austeridad parecidas a las que la derecha conservadora y liberal ha estado aplicando en España. Fueron estas políticas de austeridad, realizadas en los años 1930-1932 (con recortes del seguro de desempleo, entre otros) las que movilizaron a la clase trabajadora, oponiéndose a ellas y generando un rechazo hacia todo el sistema. Contribuyó a este enfado que el partido socialdemócrata nunca se opusiera a tales políticas, adaptándose, en cambio, a ellas. Casi una copia calcada de lo que está pasando ahora. No fue, pues, la hiperinflación, sino las políticas de austeridad, las que causaron el nazismo. Y esta es la lección histórica que se está ignorando, facilitando la reproducción de los hechos. Hoy el nazismo está creciendo en Europa de nuevo e irá creciendo, sin lugar a dudas, debido a la aplicación de las políticas neoliberales.

El Nazismo hoy

Una de las características de este nazismo actual es su profundo nacionalismo, como reacción a una globalización a la cual se atribuyen los daños causados a la clase trabajadora, y que incluye desde el traslado de puestos de trabajo en busca de salarios más bajos a la inmigración procedente de otros países y entornos. Aparece así un profundo sentimiento de hostilidad hacia los inmigrantes, percibidos como causantes de la bajada de salarios y acaparadores de los servicios sociales destinados a las poblaciones vulnerables. Esta situación es explosiva, como podemos ver diariamente en los medios de información.

Esta ideología nazi de protesta surge como resultado de dos hechos. Uno es el rechazo a las políticas impuestas que están dañando el bienestar de las clases populares, aumentando su precariedad y malestar, lo cual explica su rechazo a aquellas instituciones políticas, incluyendo los partidos políticos que habían apoyado anteriormente, lo que constituye el otro hecho. Tales sectores de la clase trabajadora no se sienten representados por los partidos tradicionales arraigados en la clase obrera, al ser percibidos como integrados dentro establishment. Es, pues, el enorme deterioro del bienestar de las clases populares y la falta de respuesta de los partidos de izquierda a sus inquietudes, lo que originó el crecimiento de tales movimientos ayer, y lo que generará su expansión mañana. En realidad, las soluciones son fáciles de ver. Requieren un cambio muy notable de aquellos partidos o la aparición de nuevos que sean antiestablishment, desde una visión progresista, que ofrezcan soluciones (que se definirán como utópicas e irrealizables por tales establishments) que respondan a las inquietudes y deseos de las clases populares. Es fácil de ver que los partidos de siempre tienen ya escasa credibilidad. Así de claro.

6 febrero 2016

Vicenç Navarro

Fuente: Público.

El terror generado por el agua contaminada de Flint

Lee-Anne-Walters-agua-participaran_EDIIMA20160119_0530_4Menos de un mes después de los atentados del 11 de septiembre, un alto funcionario del FBI, Ronald Dick, le dijo al Comité de Transporte e Infraestructura de la Cámara de Representantes: “Debido a la importancia crucial del agua para todas las formas de vida… el FBI considera un peligro grave amenazar con atacar el suministro de agua”. En 2003, un artículo de United Press International informaba que un agente de al-Qaeda “(no descarta) utilizar gas sarín y envenenar el agua potable de Estados Unidos y ciudades de Occidente”. El ataque contra el suministro de agua que los terroristas no lograron realizar, lo realizó con éxito el estado de Michigan. Los hogares y oficinas de la ciudad de Flint han estado abastecidos con agua contaminada con plomo desde 2014, lo que ha provocado enfermedades generalizadas y posible daño cerebral permanente a los habitantes más jóvenes.

Michigan cuenta con una de las leyes de “manejo de emergencias” más extremas del país, que permite al gobernador nombrar a funcionarios no elegidos para hacerse cargo del gobierno local cuando se considera que esos lugares o instituciones atraviesan una “emergencia económica”. El gobernador republicano de Michigan, Rick Snyder, promovió y logró que se aprobaran dos proyectos de ley que fortalecieron esa legislación, que ha utilizado agresivamente para imponer su versión de austeridad fiscal en ciudades como Detroit, Benton Harbor, varios grandes distritos escolares y ahora en el sonado caso de Flint. En todos los casos, excepto en uno, el director de manejo de emergencias asumió el control de ciudades con población mayoritariamente afroestadounidense. El cargo le da amplias facultades por encima de los gobiernos locales electos democráticamente para recortar el presupuesto, vender bienes públicos, anular o renegociar contratos laborales y básicamente gobernar como en una dictadura.

En abril de 2014, Darnell Earley, el cuarto de cinco directores de manejo de emergencias de Flint nombrados por Snyder, decidió unilateralmente cambiar la fuente de agua de Flint del sistema de suministro de Detroit, que utilizaba como fuente el lago Huron desde hacía 50 años, al extremadamente contaminado y corrosivo río Flint. Los habitantes de Flint notaron de inmediato descoloración y mal olor en el agua, además de experimentar una serie de efectos en la salud, como sarpullidos y pérdida del cabello. En octubre de 2014, General Motors decidió que ya no utilizaría el agua de la ciudad de Flint en sus plantas porque estaba corroyendo las piezas de automóviles. Más tarde, se hallaron trihalometanos en el agua, derivados tóxicos del tratamiento de agua. A pesar de ello, funcionarios declararon que el agua era segura para el consumo. Al mismo tiempo, como se reveló en un correo electrónico obtenido más tarde por Progress Michigan, el estado comenzó a enviar refrigeradores con agua potable limpia al edificio de la oficina del estado en Flint, más de un año antes de que el gobernador Snyder admitiera que el agua estaba contaminada.

El persistente activismo de los habitantes de Flint, cuyos hijos se enfermaron, atrajo la participación de investigadores de Virginia Tech especializados en la calidad del agua, que concluyeron que 10.000 habitantes habían sido expuestos a altos niveles de plomo. Fue necesario que investigadores de otro estado, Virginia, viajaran a Michigan para realizar los exámenes exhaustivos necesarios. Más adelante, la Dra. Mona Hanna-Attisha intervino en el proceso. Es directora del programa de residencia en pediatría de la Universidad de Michigan. Descubrió una alarmante vinculación entre el aumento de los niveles de plomo en la sangre de los niños de Flint y la utilización del río Flint como fuente de agua.

“El porcentaje de niños con altos niveles de plomo se duplicó en toda la ciudad y en algunos barrios se triplicó, y estaba directamente correlacionado con los lugares donde los niveles de plomo eran más elevados”, nos dijo en el programa Democracy Now!

En lugar de ir tras el problema que identificó la doctora, el estado fue tras ella. “Nos atacaron. Me llamaron ‘investigadora deplorable’, dijeron que prácticamente estaba provocando histeria colectiva, que estaba inventando números y que las cifras estatales no se correspondían con mis datos. Y como científica, como investigadora, como profesional, verificas una y otra vez. Los números no mentían y lo sabíamos, pero cuando el estado, con un equipo de 50 epidemiólogos, te dice que te equivocas, te cuestionas”. En algunas semanas, las autoridades se vieron obligadas a reconocer que la Dra. Mona Hanna-Attisha tenía razón. Poco después comenzó a aparecer junto al gobernador y la acaban de nombrar encargada de una nueva iniciativa de salud pública para ayudar a las personas que fueron expuestas a la contaminación.

Un grupo de habitantes de Flint y sus aliados están exigiendo que se adopten medidas de inmediato para garantizar el suministro de agua limpia y segura a la población de Flint. Muchos están pidiendo que el gobernador Snyder renuncie o incluso que sea arrestado. El FBI y el Departamento de Justicia están investigando si se violó la ley. Esta semana, la Cámara de Representantes realizó una audiencia sobre la crisis, durante la cual la congresista de Houston Sheila Jackson Lee comparó el envenenamiento de los habitantes de Flint con el suicidio y homicidio múltiple de 1978 en Jonestown, Guyana. “Mientras estoy aquí hoy, me viene a la memoria Jim Jones dando un brebaje con veneno a niños. Me hace pensar que hay un Jim Jones en Michigan, envenenando a los niños y sus familias”. En Guyana, el líder de un culto, Jim Jones, ordenó a sus 900 seguidores, 300 de ellos niños, que tomaran Kool-Aid con cianuro. Las víctimas murieron al instante. En Flint, la tragedia continuará durante décadas.

6 febrero 2016

Amy Goodman y Denis Moynihanan

Fuente: Democracy Now!

La liberación de Julian Assange

assange

Uno de los abortos épicos de la justicia de nuestro tiempo está resolviéndose. El Grupo de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias de las Naciones Unidas –el tribunal internacional que adjudica y decide si los gobiernos cumplen sus obligaciones respecto a los derechos humanos- ha dictaminado que Julian Assange ha sido ilegalmente detenido por Gran Bretaña y Suecia.

Después de cinco años luchando para limpiar su nombre –calumniado sin descanso aunque sin acusarle de delito alguno-, Assange está más cerca de la justicia y exculpación, y quizá de la libertad, que en ningún otro momento desde que fue arrestado y recluido en Londres en virtud de una orden de extradición europea, ahora desacreditada por el Parlamento.

El grupo de trabajo de la ONU basa su dictamen en el Convenio Europeo de Derechos Humanos y otros tres tratados que son vinculantes para todos sus firmantes. Tanto Gran Bretaña como Suecia han participado en la larga investigación de dieciséis meses de la ONU, presentando pruebas y defendiendo su posición ante el tribunal. Actuarían despectivamente ante el derecho internacional si no cumplieran la sentencia y no permitieran que Assange abandonara el refugio que el gobierno ecuatoriano le ha garantizado en su embajada en Londres.

En celebrados casos anteriores dictaminados por el Grupo de Trabajo –Aung Sang Suu Kyi en Birmania, el dirigente de la oposición encarcelado en Malasia Anwar Ibrahim, el periodista del Washington Post detenido en Irán Jason Rezaian-, tanto Gran Bretaña como Suecia apoyaron al tribunal. La diferencia ahora es que la persecución y confinamiento de Assange tiene lugar en el corazón de Londres.

El caso Assange no se debe ante todo a las alegaciones de conducta sexual inapropiada en Suecia, donde la fiscal jefe de Estocolmo, Eva Finne, descartó el caso diciendo: “No creo que haya razón alguna para sospechar que ha cometido una violación”, y una de las mujeres implicadas acusó a la policía de fabricar pruebas y de tratar de “encajarlas” y de protestar porque ella “no quisiera acusar de nada a Julian Assange”, y una segundo fiscal volvió a abrir misteriosamente el caso después de una intervención política y luego lo paró.

El caso Assange hunde sus raíces a través del Atlántico en un Washington dominado por el Pentágono, obsesionado con perseguir y procesar a los denunciantes, especialmente a Assange por haber expuesto en WikiLeaks los gravísimos crímenes de EEUU en Afganistán e Iraq: la matanza indiscriminada de civiles y el desprecio por la soberanía y el derecho internacional. Nada de esto, decir la verdad, es ilegal en virtud de la Constitución estadounidense. Barack Obama, profesor de derecho constitucional, cuando era candidato presidencial en 2008 alabó a los denunciantes como “parte de una democracia sana y a quienes debe protegerse de represalias”.

Obama, el traidor, ha perseguido desde entonces a más denunciantes que todos los presidentes estadounidenses juntos. La valiente Chelsea Manning cumple una sentencia de 35 años de cárcel tras haber sido torturada durante el largo período de detención anterior al juicio.

La perspectiva de un destino similar ha colgado sobre Assange como una espada de Damocles. Según documentos publicados por Edward Snowden, Assange está en una “lista de caza de hombres”. El vicepresidente Joe Biden le ha llamado “terrorista cibernético”. En Alexandra, Virginia, un gran jurado secreto ha tratado de inventar un delito por el que Assange pueda ser procesado por un tribunal. Aunque no sea estadounidense, se le está intentando enredar desenterrando una ley de hace un siglo contra el espionaje, utilizada para silenciar a los objetores de conciencia durante la I Guerra Mundial; el Acta de Espionaje tiene disposiciones para castigar tanto con cadena perpetua como con pena de muerte.

La capacidad de defenderse de Assange en este mundo kafkiano se ha visto entorpecida al declarar EEUU que su caso es secreto de Estado. Un tribunal federal ha bloqueado la publicación de cualquier información acerca de lo que se conoce como la investigación de “seguridad nacional” de WikiLeaks.

El papel secundario en esta farsa lo ha jugado la segunda fiscal sueca, Marianne Ny. Hasta hacer poco, Ny se había negado a cumplir un procedimiento europeo de rutina que le exigía viajar a Londres para interrogar a Assange y así hacer avanzar el caso que James Catlin, uno de los abogados de Assange, llamó “un hazmerreir… es como si fueran inventándolo mientras intentan seguir adelante”. De hecho, incluso antes de que Assange abandonara Suecia hacia Londres en 2010, Marianne Ny no hizo intento alguno de interrogarle. En los años siguientes no ha explicado nunca de forma adecuada, incluso ante sus propias autoridades judiciales, por qué no completó el caso que con tanto entusiasmo volvió a abrir, al igual que nunca ha explicado por qué se ha negado a garantizar a Assange que no será extraditado a EEUU en virtud de un acuerdo secreto entre Estocolmo y Washington. En 2010, el Independent de Londres reveló que los dos gobiernos habían discutido de forma anticipada sobre la extradición de Assange.

Luego tenemos al diminuto y valiente Ecuador. Una de las razones por las que Ecuador concedió asilo político a Julian Assange fue porque su propio gobierno, en Australia, no le había ofrecido la ayuda a la que tiene legalmente derecho y le había abandonado. La colusión de Australia con EEUU contra un ciudadano propio queda clara en documentos filtrados; no tiene EEUU vasallos más leales que los obedientes políticos de las Antípodas.

Hace cuatro años, en Sidney, pasé varias horas con Malcolm Turnbull, miembro liberal del parlamento federal. Debatimos sobre las amenazas a Assange y sus amplias implicaciones para la libertad de expresión y la justicia, y por qué Australia estaba obligada a apoyarle. Turnbull es ahora el primer ministro de Australia y, mientras escribo estas líneas, está asistiendo a una conferencia internacional sobre Siria acogida por el gobierno de Cameron, a unos quince minutos en taxi de la habitación que Julian Assange lleva ocupando desde hace tres años y medio en la pequeña embajada ecuatoriana, justo al lado de Harrod’s. La conexión siria es importante aunque no se hable de ella; fue WikiLeaks quien reveló que EEUU había planeado hacía tiempo derrocar al gobierno de Asad en Siria. Hoy en día, entre encuentros y saludos, el primer ministro Turnbull tiene la oportunidad de contribuir a la conferencia con un propósito y verdad mínimos dejando oír su voz en defensa de un compatriota injustamente encarcelado por el que tanta preocupación mostró cuando nos reunimos. Todo lo que tiene que hacer es citar el dictamen del Grupo de Trabajo de la ONU sobre Detenciones Arbitraria. ¿Recuperará así una parte de la reputación de Australia para el mundo decente?

De lo que no cabe duda es que el mundo decente le debe mucho a Julian Assange. Nos contó cómo se comporta en secreto el poder indecente, cómo miente y manipula y se involucra en actos de enorme violencia, en mantener guerras que matan y mutilan y en convertir a millones de seres en los refugiados que vemos en las noticias. Sólo por contarnos esa verdad Assange ya se ha ganado su libertad, aunque tiene derecho a la justicia.

6 febrero 2016

John Pilger