La prueba de virginidad

Palabra_de_gitano-boda_gitana-prueba_del_panuelo-gitanos-payos-pureza-ley_gitana_MDSVID20130208_0103_3

No deja de asombrar que, aún hoy en día, muchos hombres se sientan con el derecho de poseer de forma exclusiva a la mujer. Este derecho de propiedad exclusiva exige de una mujer no casada que sea virgen. La virginidad garantiza que una mujer no ha pertenecido a ningún otro hombre pudiendo entonces pasar a formar parte de sus adquisiciones.

En muchos países una mujer que no cumpla con este requisito, es decir una mujer soltera que ha perdido la virginidad, traerá consigo la huella del comercio sexual con otro u otros hombres. Una mujer así es depreciada y este desprecio es tal que si fuese violada no encontraría mecanismos institucionales para hacer justicia. El discurso dominante le haría sentir que ella, con sus actos lascivos, conjuró su propio destino.

La prueba de virginidad no solo es un mecanismo para corroborar cuan “honorable” es una mujer sino también es una perversa forma de sostener el monopolio de hombres sobre mujeres.

Ejemplo de esta perversidad en Afganistán.

‘Abrimos los labios genitales menores y se le dice a la chica que tosa. En la primera relación sexual, el himen siempre se rompe entre las siete y las nueve de las agujas del reloj. Por lo tanto, es fácil saber si la joven era virgen o no‘. Así se llevan a cabo las pruebas de virginidad en los hospitales público de Kabul.

Las jóvenes en Afganistán están obligadas a someterse a este tipo de exámenes si se ausentan de casa sin el permiso de su familia, o si en la noche de bodas no sangran tras la primera relación sexual. Incluso en los casos de chicas que huyen del hogar familiar por violencia doméstica y piden ayuda en una comisaría, lo primero que la policía hace con ellas es llevarlas a un centro sanitario para someterlas a esta prueba. Tienen 72 horas para hacerla.

La organización Human Rights Watch ha denunciado que se trata de una aberración. Considera que estos exámenes no tienen ninguna validez científica y vulneran la ley internacional, además de violentar claramente a las mujeres.

A veces la chica no quiere hacerse la prueba, y dos o tres médicos tienen que agarrarla para abrirle las piernas. El resultado del examen puede determinar que una chica acabe entre rejas o vaya a una casa de acogida. Es decir, no se trata de cualquier cosa, teniendo en cuenta de que las relaciones sexuales fuera del matrimonio están castigadas en Afganistán con penas de cárcel de hasta 15 años.

La tradición en Afganistán en la noche de bodas es la siguiente: ‘Dos mujeres representantes de la familia de la novia y dos de la del novio extienden un pañuelo blanco sobre la cama, y esperan fuera de la habitación para que la pareja consuma el matrimonio. Una vez lo ha hecho, el chico sale del dormitorio y va a lavarse, y entonces las mujeres entran para examinar el pañuelo. Esta tradición la sigue el 99% de los matrimonios en el país y, si la chica no sangra en la noche de bodas, empiezan los problemas. Normalmente, la pegan antes de llevarla a hacerse la prueba de virginidad. Y si los médicos resuelven que no era virgen, el marido la repudia y la devuelve a su familia.

La prueba gitana del pañuelo

:Cuando un gitana se va a casar, debe ser virgen. Y para que no quede duda alguna, se acostumbra realizar la prueba del Pañuelo.

Meses antes de la boda, la madre de la novia, borda y pone puntillas a un gran pañuelo con el que va a demostrar la “honra” de su hija. El día anterior a la boda, se prepara una cama preciosamente adornada. En presencia de ambas familias, tanto de la novia como del novio, así como de sus amistades (todas mujeres), la ajuntaora introduce el pañuelo, doblado de una forma concreta, en la vagina de la novia, y si ésta es virgen el pañuelo sale con unas pequeñas manchas amarillentas que prueban que el himen está intacto.

Afuera esperan el novio con los demás hombres hasta que la ajuntaora muestra a todos el pañuelo con las “rosas” que es como llaman a las manchas. Entonces es cuando empieza la fiesta. La familia de la novia está orgullosa de que su hija haya guardado la honra. La familia del novio está contenta porque su hijo se casa con una virgen… y ahí empieza la fiesta que durará tres días.

Concluyendo: Con esta barbaridad hay que acabar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s